Septiembre y su esperada rutina

0

Como hace poco dije en instagram, me declaro fan absoluta de la rutina aunque adoro y necesito el caos del verano para sentirme libre, despreocupada y salvaje 😉

Este verano debo confesar que ha sido uno de los más caóticos de mi vida, con una barriga de 7 meses y un bebé de un año y medio solo deseaba que llegara septiembre para respirar un poco. Lo confieso, no han sido vacaciones (en cuanto a reposo) y aunque este septiembre estoy trabajando mucho, me siento mucho más descansada.

La llegada de la rutina, me ayuda a ver todo más claro, y aunque veáis que hace unos días que no he podido escribir en el blog, se avecinan muchos cambios que he estado preparando en la web y que seguro que os va a gustar. Os adelanto que en breve me tomaré unas semanas de descanso, en las cuales voy a intentar hacer algún post de receta o explicando como me encuentro y enseñando a la pequeña Arianna, pero no prometo nada porque nunca se sabe y a mí me gusta escribir con el corazón y porque me apetece, no porque “toca”.

Respecto a la vuelta de la rutina, no se a vosotros, pero a mi fascina volver a hacer ejercicio y este año siento que mi bebé está tan encajada que no puedo moverme y aún me quedan 5 semanas por delante y echo mucho de menos no poder practicar deporte, algo que con el otro embarazo no dejé hasta una semana antes de dar a luz. Os revelo que caer en la cuenta que quedan 5 semanas y la cuarentena para poder movilizarme a un ritmo “normal” lo veo muy largo. El ejercicio cambia nuestro carácter, nos ayuda a conciliar el sueño, distrae nuestra mente y previene enfermedades y nos hace conectar con nuestro cuerpo. Por otra parte pienso que a mi organismo le está yendo bien una dosis de descanso aunque mi mente grite lo contrario 😉

Como veis a veces también me persiguen las dificultades como a todo el mundo. Se me han presentado inconvenientes para comer saludable, hacer ejercicio, sustituir antojos sanos por no tan sanos, descansar… Todos estos impedimentos para llevar una vida sana que trabajamos tanto en las sesiones con mis pacientes (no solo se trabaja la manera de alimentarnos sino lo que nos rodea y nos impide mejorar).

Y yo, ¿Qué extraigo de todas estas dificultades? aprendizaje. He aprendido a atarme los zapatos de lado y me he puesto en la piel de los hombres que vienen con muchas barriguita y les cuesta movilizarse. He aprendido a comer en restaurantes sorteando verduras crudas, evitando el postre y controlando la cantidad de mi apetito (que en el embarazo se incrementa), me he educado cuando los antojos se pasaban de la raya. He conseguido convivir con la celulitis, ¡ay, madre! Jamás había tenido, ¡ni en el primer embarazo! (ya os contaré como la extermino, porque esta no se queda conmigo). Me he podido poner en la piel de las personas que vienen a verme para que las ayude. He logrado ignorar los platos crudos (tatakis, carpaccios, anchoas, sushi, ensaladas, huevos poché, tortillas cruditas por dentro…) por el bien de mi gestación y son comidas que ¡me flipan!

Por eso, estoy segura que tu también puedes sortear dificultades porque así o veo diariamente en mi consulta. Con un poco de picardía, orden y un buen coaching lo logramos.

Y como todos mis pacientes, ahora soy yo la que tengo ganas de poder comer sano sin pensar que está contaminado, tener unas buenas digestiones, comer raciones un poco más razonables y hacer ejercicio. En fin, que si estás leyendo mi post y no estas embarazada me das mucha envidia porque tu si que puedes hacerlo en cuanto termines de leer estas líneas 😉 puedes empezar cuando quieras pero si realmente lo deseas no lo dejes para mañana, empieza ahora con un plan de acción y actuación.  

TE TIENDO MI MANO

0

Empiezo la semana con un post con mucho cariño, para aquellas personas que tantas veces se han visto en enfundadas en la necesidad de cambiar algo en su vida, en un momento dado en el que no tienen tanta fuerza para afrontarlo. Querid@ amig@, me siento totalmente identificad@ contigo. En ocasiones, me he sentido así. Cuando era más joven me autoexigía mucho y ahora que voy madurando te voy a confesar que me doy muchas licencias para respirar, anotar mi deseo y determinar una fecha real para conseguirlo.

A ciencia cierta, se que muchas personas desean bajar de peso y que en estos momentos por situaciones personales no se ven preparadas. Cierro lo ojos y veo ciertas caras que me lo ha desvelado, y se que pronto irán organizando  su vida y pondrán en marcha su pretensión.

Como he dicho, entiendo a la perfección este sentimiento y comprendo que ahora no sea el momento, sin embargo pienso que si lo deseas mucho, puedes empezar por realizar pequeñas acciones que te ayuden a mejorar tu alimentación, por lo menos así es como lo hago yo y me sienta de maravilla. Diminutos actos que provocan que mirando atrás me sienta profundamente orgullosa de mis logros. Esa es otra cosa, aplaudirse y reconocer las buenas cosas que haces ¡es importante!

Te dejo algunas propuestas que estoy convencida que te ayudaran:

  • Cambia el pan blanco por integral. Varia el tipo de harina (Así es más divertido), un día puedes consumir de espelta, otra centeno, otra con lino o chía… ¡hay tanta variedad en el mercado!
  • Ves a mercados orgánicos de visita y mira la cantidad de alimentos desconocidos que hay, si te pica la curiosidad ¿por qué no pruebas algún alimento nuevo? el kéfir, la quinoa, el gomasio, las lentejas rojas, las semillas… son alimentos que estamos introduciendo los españoles de forma paulatina. Si te entra misterio… ¡pruébalos!
  • Reduce el consumo de azúcar. Si eres de los que consume azúcar blanco en el café, té… ¿has intentado reducirlo un poco? también puedes probar la estevia, un edulcorante natural acalórico.
  • Cuando te apetezca un zumo de fruta, razona: la fruta entera contiene toda su fibra, tan solo consumirás una pieza y además te sentirás mucho más saciad@.
  • Si comes mucha cantidad, reduce una cucharada tus raciones (eso no es tanto ;))
  • Compra siempre aceites de calidad y orgánicos. También puedes consumir otras grasas saludables como los frutos secos ¡con moderación!
  • Asegúrate que evacuas a diario o día si/día no, esto es importante dado que en nuestro intestino se fabrica alrededor del 90% de la serotonina (hormona de la felicidad). Si este intestino está saturado, no podrá generar tanta serotonina y producirá que te sientas más deprimid@.
  • ¿Te sientes un poco débil? si crees que tu alimentación no está cubriendo las necesidades básicas infórmate sobre tu caso y añade los suplementos nutricionales que necesites. En cada época de nuestra vida, podemos añadir a nuestra alimentación complementos que nos ayuden a no padecer carencias y sentir luego menos ansiedad, hambre, irritabilidad, cansancio…

Como veis seguir estos consejos no implica esfuerzo, simplemente un poco de participación a que nuestro deseo esté más cerca y que cuando decidamos empezar tengamos ya hecho un recorrido. Profundizar en los puntos que te he comentado te ayudará a conocerte un poco más a ti mism@ y a culturizarte en este mundo tan fascinante.

Espero haberte acercado un poco más a tu deseo.

Con cariño,

C.

 

 

4 SNACKS DE BOLSO

0

20150703151635023177_zumos1

Intento mantener los buenos hábitos en mi día a día aunque este implique cambios repentinos o planes fuera de casa o en la oficina. En ocasiones es complicado encontrar un bocado sano en la calle y por eso lo mejor que podemos hacer es llevarlo en el bolso o la cartera de trabajo.

Los snacks entre comidas son necesarios para no pasar muchas horas sin ingerir absolutamente nada y llegar a la comida principal (almuerzo o cena) con energía sin sensación de estómago vacío y con un apetito controlado. Lo llamamos tentempié porque es eso, un aperitivo saludable que ayuda a mantenernos activos a lo largo del día con una buena sensación, además de ser un suplemento nutritivo.

¿qué tentempiés puedes llevar en el bolso?

1.Dos galletas caseras. Caseras de verdad no las que te venden como caseras. Pronto compartiré unas muy ligeras, sabrosas y ¡nutritivas!

2. Una pieza de fruta

Como comenté ayer en instagram una pieza de fruta contiene muchísmos más beneficios que cualquier snack de bolsa.

3. Palomitas

Estas deben ser caseras y las puedes cocinar en la olla o bien en el microondas sin aceite o con tan solo una cucharada. Unos 60 gr se palomitas contienen 100 kcal (muy aptas para merendar).

4. Frutos secos: estos son mi snack por excelencia y generalmente los acompaño de una pieza de fruta fresca y/o un yogurt. Te recomiendo que los tomes al natural, es decir: sin tostar ni salar y son perfectos para llevar y comer en cualquier parte.

0c99ca25402bfb7f8aaa1428104317cf

palomitas

7 INGREDIENTES QUE ARRUINAN TU ENSALADA

0

En muchas ocasiones se cree que la ensalada es la clave para adelgazar pero incluso este plato que puede creerse que es el más bajo en calorías del mundo, solemos añadirles ingredientes que arruinan su fama y las convierten más calóricas que ¡una hamburguesa del Mc Donlad’s!

¿Qué ingredientes debemos tener en el punto de mira?

  1. El queso. Este alimento tan adorado por tanta gente, puede aumentar nuestras calorías considerablemente aunque sea bajo en grasa. Debemos tener en cuenta que 100 gr de queso por promedio contiene unas 400 kcal (varían bastante las kcal dependiendo del tipo de queso, pero no varían tanto con el light). Por ello no recomendaría a una persona que quiere bajar peso que añada queso en las ensaladas. La excepción: siempre y cuando el segundo plato no llegue a la cantidad de proteína necesaria, le recomendaría añadir un tarrina pequeña de queso fresco 0% “tipo Burguitos”.
  2. El foie. Totalmente desaconsejado. 100 gr de foie nos aporta 324 kcal de las cuales un 29,50 gr son grasa, es decir… el foie es un ¡82% de grasa! Es un “alimento” que nos aporta placer palatino dado a su cantidad elevada cantidad de grasa saturada pero no aporta ningún beneficio para nuestro cuerpo. Si estas tratando de recortar calorías te aconsejo que estes al caso cuando acudas a los restaurantes y evites pedir ensaladas con este ingrediente o bien pedir que no te lo sirvan ¡así evitarás tentaciones!.
  3. Los caramelizados. Frecuentemente encuentro en la carta de los restaurantes cebolla caramelizada o tomates caramelizados… no te olvides que para darle ese toque, previamente los han azucarado, eso provoca que tu ensalada aumente las calorías de forma bárbara 😉
  4. Los rebozados. sobretodo por el pollo crunchi. El rebozado lleva pan + extra de aceite. Cambia este sistema por plancha.
  5. El bacon. El 85% de los componentes del bacon es grasa y de ese 85% el 40% es grasa saturada (la peooor!) y el 39% monoinstaurada. Este tipo de sustancias (me niego a llamarlo alimento) lo único que hace es: boicotear nuestra dieta y aumentar los niveles de colesterol hasta tal punto de que obstruiran nuestras arterias favoreciendo la aparición de placas de ateroma y aumentando así el riesgo a padecer enfermedades cardiovasculares. Así que bacon: ¡ciao ciao! (si eres de los que comen bocadillo de bacon queso ¡ojo, ojito, ojete! ;))
  6. Los croustones. Si comemos ensaladas para evitar el pan, ¿por qué añadimos croustones? precisamente los croustones es pan tostado y mayoritariamente ¡frito! Mi consejo es que si quieres comer pan, mejor hazte con una rebanada de pan integral, contendrá más fibra, será más sano y te llenará más (a parte está más bueno)
  7. Las aceitunas. Ya añadimos aceite de oliva para aderezar nuestras ensaladas, que además contiene propiedades buenísimas tal y como te comente en este post, así que olvídate de las aceitunas porque harán que tu ensalada aumente de calorías sin darte cuenta.

CREAR NUEVOS HÁBITOS DE ALIMENTACIÓN

0

Pequeños pasos son los que nos hacen llegar a la meta. A menudo me gusta mirar mi vida un año atrás y ver como ha evolucionado, siempre lo bueno porque de aquello que no nos ha gustado tanto siempre se extrae experiencia.

Muchos de votr@s acudís a mí con la intención de crear nuevos hábitos de alimentación y en eso se basan gran parte de las sesiones. La actitud es la clave del triunfo, es por ello que siempre debemos tener presente que gracias a tener una buena predisposición llegaremos a alcanzar nuestra meta.

Para empezar te propongo que:

Hagas dos listas, una con alimentos que comes conscientemente y otra con alimentos que comes sin apenas darte cuenta, es decir inconscientemente. Los alimentos inconscientes son aquellos que no quieres ingerir porque una vez consumidos te invade la culpabilidad y también provocan que los comas compulsivamente. Por ejemplo muchas personas me comentan que no meriendan (errooor!) y antes de cenar no paran de picotear pan con queso, aceitunas, patatas… eso sería un ejemplo de alimentos que se consumen insconscientemente. Los alimentos conscientes son aquellos que nos aportan emociones pero de bienestar o neutras. Aquellos que comes de forma consciente, voluntaria y que te crean satisfacción. Por ejemplo esa ensalada de pepino, tomate, zanahoria y mango o bien ese salmón a la plancha acompañado de quinoa con verduras. Con esta alimentacion te cuidas y te mimas y eso te hace sentir a gusto.

Una vez realizada la lista, intenta eliminar la etiqueta de “bueno y malo”  de los alimentos. Se trata de dosificar y encontrar métodos para aliviar ese “comer compulsivo”. Si sabemos que comemos pan con queso mientras preparamos la cena, te has preguntado si ¿has merendado esa tarde? ¿qué has merendado? ¿Cuánto hace que no comes pan con queso?… estudiate, pregúntate… ¡es importante! La respuesta te ayudará a encontrar la solución.Si realmente te puede la apetencia de ese alimento “malo” en concreto, es mejor que la satisfazcas comiendo ese trozo de pan con queso de una manera consciente a pequeños bocados, venciendo el miedo de la culpabilidad y eliminando la compulsividad.

bvsm

Es  importante que no caigas en la rutina de las comidas. Muchas personas creen que comer saludable es alimentarse de ensalada y pollo a la plancha y están equivocados porque ¡existen recetas deliciosas y bajas en calorías! En este blog os voy mostrando algunas de mis ideas. Prueba alimentos nuevos, compra frutas exóticas, semillas, superfoods, quinoa en todas sus variedades, trigo sarraceno, panes de avena, lino, centeno… ¡Millones de productos saludables te esperan en los supermercados! A mi me gusta mucho ir a veritas e investigar, es un supermercado que venden muchas variedades de alimentos ecológicos, encontrarás varios puntos de venta en Barcelona. En Castelldefels lo podéis encontrar en el centro comercial Ànec blau.

Te aconsejo que pruebes, mastiques, saborees lo alimentos y escribas que te han hecho sentir, este ejercicio te ayudará a sre consciente de lo que comes.

IMG_7015 IMG_7031 IMG_6971