DEJAR DE FUMAR SIN ENGORDAR

0

tabaco_carlarossininutricionMaloliente, destructivo, cancerígeno y asfixiante. Así es el tabaco, una planta cuyos compuestos nos crean adicción, y que hoy en día se ha convertido en una de las drogas más consumidas.

A diario muchas personas se enfrentan a la dependencia de esta sustancia, revelando la necesidad que tienen de desprenderse de su apego con el tabaco, pero a la vez sienten temor a engordar. Si tenemos en cuenta una serie de información, es probable que dejar de fumar no sea tan difícil y nos pase factura.

¿Qué beneficios obtienes de seguir igual

Dejar de fumar mejora el olfato y el gusto, de repente todo huele y sabe mejor. Por eso los alimentos con saborizantes fuertes y ricos en sodio deben ser poco frecuentes en nuestro día a día hasta que controlemos el desapego.

Las personas fumadoras suelen tener los niveles de azúcar en sangre elevados. Al dejar de fumar, los niveles bajan y nos da la sensación de tener hipoglucemia, ya que el estrés la produce, de ahí la necesidad de picar continuamente. Una propuesta muy útil es introducir el grano integral en nuestras comidas principales o en los cereales de la mañana. El alimento que contiene el grano íntegro evita las hipoglucemias y mantiene los niveles estables de glucosa en sangre.

Si sientes que tienes hambre entre horas es bueno que realices snacks saludables. Las hortalizas son una opción muy buena: zanahoria, chips caseras de verduras/ hortalizas. También puedes optar por un yogur, una barrita de cereales casera, gelatina… sin que ello te lleve a la compulsión.

Las bollería, el exceso de azúcar provocarán un aumento del deseo de la nicotina.

Haz ejercicio para eliminar el estrés, evadir tu mente y relacionarte en un ambiente sano, lejos de los bares, las bebidas azucaradas y el alcohol que serán detonantes para caer en la tentación de dar una calada.

Bebe agua, caldos depurativos para eliminar las toxinas y regenerarte.

Ten presente los motivos que te han llevado a desprenderte de la adicción y recuerda que el tabaco no es un vicio que se deba remplazar otro comportamiento dañino.