¡DESCONECTA!

0

Las ansiadas vacaciones han llegado para muchos. Algunos afortunados hace días que las disfrutan. Otros, como yo, deberán esperar algunos días. No en vano, es verano para todos, una época para disfrutar de la calle, las terrazas, la playa y los amigos en toda su esencia.

Vivimos exaltados, sin tiempo para introducir nuevas rutinas. Sin embargo, es el verano una época de alegría y reflexión que nos invita a introducir nuevas costumbres.

Ensaladas, deportes al aire libre y bebidas naturales refrescantes tienen la oportunidad de colarse en nuestras rutinas, sin ser un obligación, tan solo nuevos propósitos que alegran nuestra vida y que deseamos que queden instaurados todo el año.

Te revelo que he introducido varios hábitos para mejorar la calidad de mi descanso y mi vida en general. Mis cenas son ligeras y a la vez nutritivas. Dejo fuera las comidas pesadas que interfieren mi descanso. Ahora duermo con el móvil desconectado y fuera de mi habitación, compré un despertador monísimo de madera con números analógicos en blanco ¡qué me encanta! Así que he vuelto al reloj de mesa como antaño. Una hora antes de acostarme dejo el teléfono, ipad, portátil… lejos de mi alcance sustituyéndolos por una bonita lectura o una película entretenida y positiva.

Estos han sido mis nuevos propósitos de este verano y ojalá perduren por mucho tiempo.

Te animo a que tu también incluyas nuevas rutinas saludables que te permitan mejorar tu calidad de vida y además, ¡me encantaría que me las contaras!

 

HEALTHY SUMMER, HEALTHY HOLIDAYS

2

Vaya donde vaya, si saben que soy nutricionista, la preguntas sobre alimentación son un cuestionario del que no me libro.

El otro día sin ir más lejos, estaba en un centro de belleza y mientras me atendía una chica, muy jovencita ella pero a la vez muy espabilada, se extrañaba cuando le aseguraba que consumo verduras a diario. Relataba que sus clientas (en el centro no tienen servicio de nutrición), en época de verano se adelgazaban consumiendo sustitutivos alimentarios o bien pastillas “adelgazantes”. Os podéis imagina. Mis pelos como escarpias. Mis ojos como platos… ¡Cuánto trabajo tenemos que hacer aún los nutricionistas!

Sabéis que creo firmemente en la educación alimentaria. Dejar de comer no es el camino. Remplazar comidas por batidos, tampoco. La base está en nutrirse, por eso hoy querid@ amig@ te dejo un menú saludable para tres días.

Puedes descargarte el menú aquí

¡Espero que te guste!

No hay verano sin ensalada

0

Llega la época estival y las frutas y las verduras no pasan desapercibidas para los amantes de las ensaladas. Potenciar el consumo de las de temporada, es la clave para asegurarte que nutrientes, vitaminas y oligoelementos estén presentes.
Siempre he reivindicado tener una nevera y despensa llena de nutrientes de temporada para asegurar que mis platos se llenen de sabor y a la vez fortalezcan mi sistema inmunitario. Me encanta comer sencillo pero rabiosamente delicioso. Si el plato, además de alimentarme cuida mi linea ¡mejor!

Y a ti, si te falta imaginación para que tus ensaladas sean la envidia de la familia, toma nota de estas ideas que te propongo.

Imagen extraída de

Ensalada de Hojas de roble, garnazs y aguacate (¡alíñala con pesto!) Imagen extraída de Pinterest

Calabacín, cuscus y queso feta (imágen extraída de Pinterest)

Espárragos verdes, tomate, queso fresco (Imagen extraída de Pinterest)

Tomate, mozarella y brotes de espinacas (Imagen extraída de Pinterest)

 

TE TIENDO MI MANO

0

Empiezo la semana con un post con mucho cariño, para aquellas personas que tantas veces se han visto en enfundadas en la necesidad de cambiar algo en su vida, en un momento dado en el que no tienen tanta fuerza para afrontarlo. Querid@ amig@, me siento totalmente identificad@ contigo. En ocasiones, me he sentido así. Cuando era más joven me autoexigía mucho y ahora que voy madurando te voy a confesar que me doy muchas licencias para respirar, anotar mi deseo y determinar una fecha real para conseguirlo.

A ciencia cierta, se que muchas personas desean bajar de peso y que en estos momentos por situaciones personales no se ven preparadas. Cierro lo ojos y veo ciertas caras que me lo ha desvelado, y se que pronto irán organizando  su vida y pondrán en marcha su pretensión.

Como he dicho, entiendo a la perfección este sentimiento y comprendo que ahora no sea el momento, sin embargo pienso que si lo deseas mucho, puedes empezar por realizar pequeñas acciones que te ayuden a mejorar tu alimentación, por lo menos así es como lo hago yo y me sienta de maravilla. Diminutos actos que provocan que mirando atrás me sienta profundamente orgullosa de mis logros. Esa es otra cosa, aplaudirse y reconocer las buenas cosas que haces ¡es importante!

Te dejo algunas propuestas que estoy convencida que te ayudaran:

  • Cambia el pan blanco por integral. Varia el tipo de harina (Así es más divertido), un día puedes consumir de espelta, otra centeno, otra con lino o chía… ¡hay tanta variedad en el mercado!
  • Ves a mercados orgánicos de visita y mira la cantidad de alimentos desconocidos que hay, si te pica la curiosidad ¿por qué no pruebas algún alimento nuevo? el kéfir, la quinoa, el gomasio, las lentejas rojas, las semillas… son alimentos que estamos introduciendo los españoles de forma paulatina. Si te entra misterio… ¡pruébalos!
  • Reduce el consumo de azúcar. Si eres de los que consume azúcar blanco en el café, té… ¿has intentado reducirlo un poco? también puedes probar la estevia, un edulcorante natural acalórico.
  • Cuando te apetezca un zumo de fruta, razona: la fruta entera contiene toda su fibra, tan solo consumirás una pieza y además te sentirás mucho más saciad@.
  • Si comes mucha cantidad, reduce una cucharada tus raciones (eso no es tanto ;))
  • Compra siempre aceites de calidad y orgánicos. También puedes consumir otras grasas saludables como los frutos secos ¡con moderación!
  • Asegúrate que evacuas a diario o día si/día no, esto es importante dado que en nuestro intestino se fabrica alrededor del 90% de la serotonina (hormona de la felicidad). Si este intestino está saturado, no podrá generar tanta serotonina y producirá que te sientas más deprimid@.
  • ¿Te sientes un poco débil? si crees que tu alimentación no está cubriendo las necesidades básicas infórmate sobre tu caso y añade los suplementos nutricionales que necesites. En cada época de nuestra vida, podemos añadir a nuestra alimentación complementos que nos ayuden a no padecer carencias y sentir luego menos ansiedad, hambre, irritabilidad, cansancio…

Como veis seguir estos consejos no implica esfuerzo, simplemente un poco de participación a que nuestro deseo esté más cerca y que cuando decidamos empezar tengamos ya hecho un recorrido. Profundizar en los puntos que te he comentado te ayudará a conocerte un poco más a ti mism@ y a culturizarte en este mundo tan fascinante.

Espero haberte acercado un poco más a tu deseo.

Con cariño,

C.

 

 

VIDA SANA, DESPENSA ORGANIZADA

2

Lo que tengas en tu despensa es aquello que vas a comer y de ello dependerán tus hábitos nutricionales. Con este post te propongo realizar un cambio de los que a mi me encantan, vamos a decir adiós a lo malos hábitos reorganizándonos. Deshazte de todo aquello que no te alimenta el alma sino la gula. A mi me encanta limpiar los armarios y tirar todo lo caducado y regalar todos esos alimentos que sobraron de la barbacoa del fin de semana. Creo que este ejercicio es ideal para tirar todos esos snacks que no te hacen ningún bien y evitar las tentaciones.

  1. Primero de todo vacía la despensa. Limpiarla y deshecha los alimentos caducados y deshazte de aquellos no alimentos. Coge un boli, un papel y anota todos los alimentos nuevos que vas a incorporar para ir después a la compra. No te lo pienses… ¡Y actúa!
  2. Remplaza los vinagres azucarados o las salsas tipo ketchup por limón, limas, gomasio o vinagre de manzana.
  3. Cambia los granos refinados por granos enteros. El arroz blanco, la pasta, las harinas blancas se deben remplazar por semillas y granos enteros. Ya te lo conté en este post.
  4. Compra especias a granel. Las especias darán un sabor exquisito y diferente a los alimentos. Una dorada a la plancha con un poco de curry es muy diferente a una dorada al horno con limón, pimienta y tomillo. Busca sabores exóticos a través de los aderezos.
  5. Tira el azúcar de mesa, este ni lo regales. Puedes sustituirlo por panela, azúcar moscovado o de coco. Olvídate del azúcar moreno, generalmente es teñido (un fake total). Mi consejo es usar el azúcar únicamente para repostería casera. Evitarlo en el yogur, leche, café, infusiones… ¡no es necesario!
  6. Di adiós al plástico y usa el vidrio. Aquellos frutos secos, semillas, harinas… que vienen envasadas en plásticos deben remplazarse por cristal. Además puedes crear etiquetas donde poner el nombre, la fecha de caducidad y en el caso de las féculas la duración de cocción.
  7. La materia prima es la base de una buena alimentación. En nuestra despensa/nevera no deben faltar la frutas, las verduras, los huevos, las carnes, los pescados, las semillas, las féculas de gran calidad…
  8. Cestas para las verduras, frutas y patatas que no necesitan refrigeración. Mejor en cestas que permitan las transpiración, evita aquellas que estén totalmente tapadas, de esta forma alargaras la vida de tu huerta y evitarás encontrarte manzanas podridas 😉
  9. Organiza tus menús semanales, donde las verduras sean las reinas de tus platos principales, las semillas, los frutos secos la fruta y los granos enteros los protagonistas de tus desayunos.
  10. Remplaza la sal de mesa por sal marina sin refinar. La sal de mesa se extrae por procesos industriales e incluso les añaden aditivos que muchas veces no sale en las etiquetas. La sal yodada, está relacionada con enfermedades como el bócio, el hipotiridismo y la alteración de la función mental. Sin embargo la sal marina sin refinar o la sal del Himalaya rosada(que no proviene del Himalaya, por lo menos en muchas ocasiones…)  es mucho más nutritiva y contiene más minerales esenciales.


Me encantaría recibir fotos de vuestro nuevo almacén/despensa ;), podéis enviármelas a través de mi instagram

Un besazo,

C*