¡BYE BYE VIENTRE HINCHADO!

0

Lo reconozco, levantarme por la mañana, enfundarme unos jeans y ver que no me entran a causa de la cena de anoche es algo que me agobia. Ahora estoy embarazada y parece que de esta guisa no deba tener dicha preocupación, pero la tengo.

El hinchazón abdominal aparece estando encinta o no. Las embarazadas tenemos el sistema hormonal descompensado y el aumento de la progesterona favorece mucho la aparición de gases. Sin embargo cuando no estaba preñada estos aparecían cuando no llevaba una dieta correcta.

A ciencia cierta se que no soy la única, y estar hinchado fastidia mucho. Me gustaría mostrarte algunos aliados que te ayudaran a mantener un vientre plano este verano. Y si estás como yo, un vientre menos molesto.

¡ya tenemos suficiente con un peque que nos oprime todos los órganos!

  1. Primero de todo debes tener en cuenta si tienes algún tipo de intolerancia alimentaria. Si sospechas hazte unas pruebas. Últimamente aparecen muchos casos de intolerancia a la lactosa, gluten, fructosa y sorbitol.
  2. Elimina o reduce la sal en las comidas. Puedes sustituirla por gomasio o bien especias.
  3. Durante las comidas evita beber. Procura hacerlo una hora antes o bien una hora después.
  4. Mastica bien los alimentos. Piensa que la digestión se inicia en nuestra boca.
  5. Evita los alimentos con exceso de grasas
  6. Si estás muy hinchad@ puedes optar por cocinar los alimentos al vapor, es una de las técnicas más digestivas
  7. Evita el exceso de lácteos. No significa que no puedas consumir ninguno, sino simplemente modéralos dado que el exceso nos puede hinchar.
  8. Evita los chicles
  9. Ojo con los edulcorantes (xilitol, manitol, sorbitol)… estos provocan muchas flatulencia (gran componente de los chicles sin azúcar)
  10. Presta atención a lo que comes. Las coles, el brócoli y las legumbres suelen producir mucho hinchazón.

 

¿Qué remedios podemos usar para rebajar el hinchazón?

 

  1. El carbón vegetal (comprimidos/ capsulas)
  2. Bebe agua con limón todos los días (ayuda a disipar los gases, entre otros beneficios)
  3. Infusiones de: infusión de anís estrellado, tés o infusiones con jengibre natural, te menta poleo (no abusar si estás embarazada)
  4. Añade canela en lugar de azúcar a las infusiones o postres.
  5. Usa probióticos
  6. Asegúrate que evacuas todos los días.

 

HEALTHY SUMMER, HEALTHY HOLIDAYS

2

Vaya donde vaya, si saben que soy nutricionista, la preguntas sobre alimentación son un cuestionario del que no me libro.

El otro día sin ir más lejos, estaba en un centro de belleza y mientras me atendía una chica, muy jovencita ella pero a la vez muy espabilada, se extrañaba cuando le aseguraba que consumo verduras a diario. Relataba que sus clientas (en el centro no tienen servicio de nutrición), en época de verano se adelgazaban consumiendo sustitutivos alimentarios o bien pastillas “adelgazantes”. Os podéis imagina. Mis pelos como escarpias. Mis ojos como platos… ¡Cuánto trabajo tenemos que hacer aún los nutricionistas!

Sabéis que creo firmemente en la educación alimentaria. Dejar de comer no es el camino. Remplazar comidas por batidos, tampoco. La base está en nutrirse, por eso hoy querid@ amig@ te dejo un menú saludable para tres días.

Puedes descargarte el menú aquí

¡Espero que te guste!

EMBARAZO SEGURO, ¡ADIÓS PELIGROS ALIMENTARIOS!

0

Odio ser alarmista. No me gusta escribir sobre lo que no debe consumir una persona, pero te confieso que más me duele ver que alguien pone en peligro su bebé sin saberlo.

Meterme en la vida de los demás sin que me pregunten, no es atributo mío. Sin embargo a sabiendas que una gestante vaya a consumir algo peligroso sin percatarse, me resulta imposible morderme la lengua.

Durante los casi 10 meses de embarazo es muy fácil ingerir un suculento bocado peligroso para nosotras, que no debe angustiarnos dado que “lo normal es que no pase nada”, eslogan que me repito una y otra vez cuando reparo en mi error al consumir un alimento arriesgado.

Algunas medidas de seguridad puede librarnos de patógenos peligrosos como la salmonelosis, listeriosis y la toxoplasmosis u otros factores que pueden poner en peligro la salud de nuestro retoño. Por eso dejo a tu disposición unos puntos que ayudarán a proteger tu salud y la de tu bebé.

  • Lava bien las frutas y verduras, aunque provengan de huerta ecológica. Te aconsejo que uses una lejía alimentaria para lavarlas bien.
  • Evitar las carnes crudas o parcialmente cocinadas. Aunque las hayas congelado previamente, pueden contener listeriosis si ha estado en la nevera, dado que esta crece a temperatura de refrigerador. La listeriosis puede provocar aborto espontáneo, parto prematuro e incluso fallecimiento.
  • Debes tener en cuenta que la cafeína traspasa la placenta. Por eso el consumo de café, té y otros excitantes se limitan. ¿cuánto café puedes consumir? 1-2 tazas al día.
  • Ten cuidado con los curados, ahumados o salados. Estos alimentos no son libres de patógenos.
  • Evita los quesos y las leches o cremas que no estén pasteurizadas. Lee bien las etiquetas y si estás en un restaurante, pregunta al camarero y si no lo sabe, tu no dudes… ¡escoge otra cosa!
  • Evita los platos precocinados como lasañas, frankfurts, patés (que no estén pasteurizados…)
  • Los pescados azules grandes, en su justa medida. El salmón, atún, pez espada… estos contienen un alto nivel en metales pesados que se disuelven fácilmente en la grasa y atraviesan la barrera hemato-encefálica y la placenta, produciendo alteraciones neuronales en el feto y en niños de corta edad.
  • El jamón dulce, el pavo… evítalos si hace muchos días que los tienes en la nevera.
  • El alcohol está totalmente desaconsejado dado que penetra en el feto con la misma concentración que se puede encontrar en la sangre materna. ¿Qué consecuencias tiene? Puede llevar a malformaciones, complicaciones en el parto, aborto espontáneo, deficiencias neurodegenerativas…
  • Fíjate en el aspecto de los alimentos y huélelos antes de consumirlos.
  • Limpia la nevera con frecuencia para evitar la supervivencia de patógenos.
  • Evita la carne de caza por su alto contenido en plomo. Este elemento puede afectar en el desarrollo cerebral. No es un alimento totalmente prohibido pero si que se debe limitar su consumo

 

No hay verano sin ensalada

0

Llega la época estival y las frutas y las verduras no pasan desapercibidas para los amantes de las ensaladas. Potenciar el consumo de las de temporada, es la clave para asegurarte que nutrientes, vitaminas y oligoelementos estén presentes.
Siempre he reivindicado tener una nevera y despensa llena de nutrientes de temporada para asegurar que mis platos se llenen de sabor y a la vez fortalezcan mi sistema inmunitario. Me encanta comer sencillo pero rabiosamente delicioso. Si el plato, además de alimentarme cuida mi linea ¡mejor!

Y a ti, si te falta imaginación para que tus ensaladas sean la envidia de la familia, toma nota de estas ideas que te propongo.

Imagen extraída de

Ensalada de Hojas de roble, garnazs y aguacate (¡alíñala con pesto!) Imagen extraída de Pinterest

Calabacín, cuscus y queso feta (imágen extraída de Pinterest)

Espárragos verdes, tomate, queso fresco (Imagen extraída de Pinterest)

Tomate, mozarella y brotes de espinacas (Imagen extraída de Pinterest)

 

MERLUZA ASÍ, SI

0

Mi afición por el horno es algo anormal, lo reconozco, pero creo firmemente que es el mejor electrodoméstico que existe. Cuando estoy en casa trabajando o simplemente jugando en el jardín con mi pequeña, me despreocupo totalmente de la comida/cena, pues esta se está asando sola en el horno.

No he tardado en darme cuenta que es la mejor manera de cocinar para todos en casa. Mi marido es un fanático de cenar patatas o espaguetis, dado su alta actividad deportiva todas las mañanas ,de 6 a 9 de la mañana antes de acudir al trabajo. Mi hija, que está en plena época de crecimiento, come muy variado y debo cubrir en su dieta tanto en todos los macronutrientes como los micronutrientes. Y yo… no todas las noches ceno hidratos de carbono pero algunas si, así que con las verduras y en este caso el pescado sumados a las patatas o a veces añadiendo verduras frescas, consigo en  una sola cocción la cena ideal para todos.

Con el horno consigo cocinar sano y no perder tiempo. Además consigo hacerlo todo en una sola bandeja. Por estos motivos… ¡confieso que no se vivir sin él!

Por esta razón, hoy me gustaría compartir una receta de merluza con patatas y verduras  super deliciosa. Así que, ¡toma nota!

Ingredientes:

  • 4 patatas
  • 1/2 cebolla
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1/2 pimiento verde
  • 10-12 tomates cherry
  • 1 limón
  • 1 diente de ajo
  • 4 cucharadas de aceite
  • Una pizaca de sal
  • Especias al gusto (yo le he puesto: tomillo, pimienta y pimentón dulce)

Preparación:

  • Precalienta el horno a 180º
  • Lava  las verduras y pelalas y cortalas a rodajas
  • En una bandeja para horno, pon las verduras y añade 3 cucharadas de aceite y condimenta con la sal y las especias
  • Introduce la bandeja en el horno y deja cocer a 180º unos 40 minutos (o hasta que las patatas y verduras estén cocidas pero que le queden unos minutos)
  • Añade la bandeja la merluza con el resto del aceite y el limón. Añádele pimienta si lo deseas
  • Cocer durante 10-15 minutos más hasta que la merluza esté cocida
  • Servir y ¡disfrutar!