EMBARAZO SEGURO, ¡ADIÓS PELIGROS ALIMENTARIOS!

Odio ser alarmista. No me gusta escribir sobre lo que no debe consumir una persona, pero te confieso que más me duele ver que alguien pone en peligro su bebé sin saberlo.

Meterme en la vida de los demás sin que me pregunten, no es atributo mío. Sin embargo a sabiendas que una gestante vaya a consumir algo peligroso sin percatarse, me resulta imposible morderme la lengua.

Durante los casi 10 meses de embarazo es muy fácil ingerir un suculento bocado peligroso para nosotras, que no debe angustiarnos dado que “lo normal es que no pase nada”, eslogan que me repito una y otra vez cuando reparo en mi error al consumir un alimento arriesgado.

Algunas medidas de seguridad puede librarnos de patógenos peligrosos como la salmonelosis, listeriosis y la toxoplasmosis u otros factores que pueden poner en peligro la salud de nuestro retoño. Por eso dejo a tu disposición unos puntos que ayudarán a proteger tu salud y la de tu bebé.

  • Lava bien las frutas y verduras, aunque provengan de huerta ecológica. Te aconsejo que uses una lejía alimentaria para lavarlas bien.
  • Evitar las carnes crudas o parcialmente cocinadas. Aunque las hayas congelado previamente, pueden contener listeriosis si ha estado en la nevera, dado que esta crece a temperatura de refrigerador. La listeriosis puede provocar aborto espontáneo, parto prematuro e incluso fallecimiento.
  • Debes tener en cuenta que la cafeína traspasa la placenta. Por eso el consumo de café, té y otros excitantes se limitan. ¿cuánto café puedes consumir? 1-2 tazas al día.
  • Ten cuidado con los curados, ahumados o salados. Estos alimentos no son libres de patógenos.
  • Evita los quesos y las leches o cremas que no estén pasteurizadas. Lee bien las etiquetas y si estás en un restaurante, pregunta al camarero y si no lo sabe, tu no dudes… ¡escoge otra cosa!
  • Evita los platos precocinados como lasañas, frankfurts, patés (que no estén pasteurizados…)
  • Los pescados azules grandes, en su justa medida. El salmón, atún, pez espada… estos contienen un alto nivel en metales pesados que se disuelven fácilmente en la grasa y atraviesan la barrera hemato-encefálica y la placenta, produciendo alteraciones neuronales en el feto y en niños de corta edad.
  • El jamón dulce, el pavo… evítalos si hace muchos días que los tienes en la nevera.
  • El alcohol está totalmente desaconsejado dado que penetra en el feto con la misma concentración que se puede encontrar en la sangre materna. ¿Qué consecuencias tiene? Puede llevar a malformaciones, complicaciones en el parto, aborto espontáneo, deficiencias neurodegenerativas…
  • Fíjate en el aspecto de los alimentos y huélelos antes de consumirlos.
  • Limpia la nevera con frecuencia para evitar la supervivencia de patógenos.
  • Evita la carne de caza por su alto contenido en plomo. Este elemento puede afectar en el desarrollo cerebral. No es un alimento totalmente prohibido pero si que se debe limitar su consumo

 

Escribe tu comentario