TE TIENDO MI MANO

Empiezo la semana con un post con mucho cariño, para aquellas personas que tantas veces se han visto en enfundadas en la necesidad de cambiar algo en su vida, en un momento dado en el que no tienen tanta fuerza para afrontarlo. Querid@ amig@, me siento totalmente identificad@ contigo. En ocasiones, me he sentido así. Cuando era más joven me autoexigía mucho y ahora que voy madurando te voy a confesar que me doy muchas licencias para respirar, anotar mi deseo y determinar una fecha real para conseguirlo.

A ciencia cierta, se que muchas personas desean bajar de peso y que en estos momentos por situaciones personales no se ven preparadas. Cierro lo ojos y veo ciertas caras que me lo ha desvelado, y se que pronto irán organizando  su vida y pondrán en marcha su pretensión.

Como he dicho, entiendo a la perfección este sentimiento y comprendo que ahora no sea el momento, sin embargo pienso que si lo deseas mucho, puedes empezar por realizar pequeñas acciones que te ayuden a mejorar tu alimentación, por lo menos así es como lo hago yo y me sienta de maravilla. Diminutos actos que provocan que mirando atrás me sienta profundamente orgullosa de mis logros. Esa es otra cosa, aplaudirse y reconocer las buenas cosas que haces ¡es importante!

Te dejo algunas propuestas que estoy convencida que te ayudaran:

  • Cambia el pan blanco por integral. Varia el tipo de harina (Así es más divertido), un día puedes consumir de espelta, otra centeno, otra con lino o chía… ¡hay tanta variedad en el mercado!
  • Ves a mercados orgánicos de visita y mira la cantidad de alimentos desconocidos que hay, si te pica la curiosidad ¿por qué no pruebas algún alimento nuevo? el kéfir, la quinoa, el gomasio, las lentejas rojas, las semillas… son alimentos que estamos introduciendo los españoles de forma paulatina. Si te entra misterio… ¡pruébalos!
  • Reduce el consumo de azúcar. Si eres de los que consume azúcar blanco en el café, té… ¿has intentado reducirlo un poco? también puedes probar la estevia, un edulcorante natural acalórico.
  • Cuando te apetezca un zumo de fruta, razona: la fruta entera contiene toda su fibra, tan solo consumirás una pieza y además te sentirás mucho más saciad@.
  • Si comes mucha cantidad, reduce una cucharada tus raciones (eso no es tanto ;))
  • Compra siempre aceites de calidad y orgánicos. También puedes consumir otras grasas saludables como los frutos secos ¡con moderación!
  • Asegúrate que evacuas a diario o día si/día no, esto es importante dado que en nuestro intestino se fabrica alrededor del 90% de la serotonina (hormona de la felicidad). Si este intestino está saturado, no podrá generar tanta serotonina y producirá que te sientas más deprimid@.
  • ¿Te sientes un poco débil? si crees que tu alimentación no está cubriendo las necesidades básicas infórmate sobre tu caso y añade los suplementos nutricionales que necesites. En cada época de nuestra vida, podemos añadir a nuestra alimentación complementos que nos ayuden a no padecer carencias y sentir luego menos ansiedad, hambre, irritabilidad, cansancio…

Como veis seguir estos consejos no implica esfuerzo, simplemente un poco de participación a que nuestro deseo esté más cerca y que cuando decidamos empezar tengamos ya hecho un recorrido. Profundizar en los puntos que te he comentado te ayudará a conocerte un poco más a ti mism@ y a culturizarte en este mundo tan fascinante.

Espero haberte acercado un poco más a tu deseo.

Con cariño,

C.

 

 

Escribe tu comentario