VIDA SANA, DESPENSA ORGANIZADA

2

Lo que tengas en tu despensa es aquello que vas a comer y de ello dependerán tus hábitos nutricionales. Con este post te propongo realizar un cambio de los que a mi me encantan, vamos a decir adiós a lo malos hábitos reorganizándonos. Deshazte de todo aquello que no te alimenta el alma sino la gula. A mi me encanta limpiar los armarios y tirar todo lo caducado y regalar todos esos alimentos que sobraron de la barbacoa del fin de semana. Creo que este ejercicio es ideal para tirar todos esos snacks que no te hacen ningún bien y evitar las tentaciones.

  1. Primero de todo vacía la despensa. Limpiarla y deshecha los alimentos caducados y deshazte de aquellos no alimentos. Coge un boli, un papel y anota todos los alimentos nuevos que vas a incorporar para ir después a la compra. No te lo pienses… ¡Y actúa!
  2. Remplaza los vinagres azucarados o las salsas tipo ketchup por limón, limas, gomasio o vinagre de manzana.
  3. Cambia los granos refinados por granos enteros. El arroz blanco, la pasta, las harinas blancas se deben remplazar por semillas y granos enteros. Ya te lo conté en este post.
  4. Compra especias a granel. Las especias darán un sabor exquisito y diferente a los alimentos. Una dorada a la plancha con un poco de curry es muy diferente a una dorada al horno con limón, pimienta y tomillo. Busca sabores exóticos a través de los aderezos.
  5. Tira el azúcar de mesa, este ni lo regales. Puedes sustituirlo por panela, azúcar moscovado o de coco. Olvídate del azúcar moreno, generalmente es teñido (un fake total). Mi consejo es usar el azúcar únicamente para repostería casera. Evitarlo en el yogur, leche, café, infusiones… ¡no es necesario!
  6. Di adiós al plástico y usa el vidrio. Aquellos frutos secos, semillas, harinas… que vienen envasadas en plásticos deben remplazarse por cristal. Además puedes crear etiquetas donde poner el nombre, la fecha de caducidad y en el caso de las féculas la duración de cocción.
  7. La materia prima es la base de una buena alimentación. En nuestra despensa/nevera no deben faltar la frutas, las verduras, los huevos, las carnes, los pescados, las semillas, las féculas de gran calidad…
  8. Cestas para las verduras, frutas y patatas que no necesitan refrigeración. Mejor en cestas que permitan las transpiración, evita aquellas que estén totalmente tapadas, de esta forma alargaras la vida de tu huerta y evitarás encontrarte manzanas podridas 😉
  9. Organiza tus menús semanales, donde las verduras sean las reinas de tus platos principales, las semillas, los frutos secos la fruta y los granos enteros los protagonistas de tus desayunos.
  10. Remplaza la sal de mesa por sal marina sin refinar. La sal de mesa se extrae por procesos industriales e incluso les añaden aditivos que muchas veces no sale en las etiquetas. La sal yodada, está relacionada con enfermedades como el bócio, el hipotiridismo y la alteración de la función mental. Sin embargo la sal marina sin refinar o la sal del Himalaya rosada(que no proviene del Himalaya, por lo menos en muchas ocasiones…)  es mucho más nutritiva y contiene más minerales esenciales.


Me encantaría recibir fotos de vuestro nuevo almacén/despensa ;), podéis enviármelas a través de mi instagram

Un besazo,

C*

4 grupos de “alimentos” que debes excluir

0

carlarossini_wokinghome

Fue en la universidad donde cree mis raíces sobre nutricion pero mi conocimiento crece gracias a mi inquietud y a lo rápido que se desarrolla mi profesión. Gracias a las bases de la carrera puedo comprender e ir más allá de las etiquetas sobre los alimentos. Interpretar las lecturas de los estudios recientes y poder valorar entre la verdad y las habladurías sobre nutrición.

Hoy desde la terraza de casa(que paz escribir desde aquí amig@) me dispongo a compartir contigo, querido lector, la recomendación de apartar ciertos alimentos de tu vida para que tu cuerpo, mente y alma crezcan libres de tóxicos.

  1. Azúcar blanco:Los encontramos en muchos preparados como galletas, helados, cereales, conservas… Los cereales de desayuno contienen entre un 25% y un 75% de azúcares añadidos (por eso es importante leer bien las etiquetas! Y es por eso que siempre os recomiendo la avena, como cereal). ¿qué problemas nos aporta un exceso de azúcar?
    • Problemas cardiovasculares: si consumimos más de que podemos tomar este se convierte en triglicéridos (tal y como he comentado anteriormente) y este se convierte en grasa. Además el hecho de que se eleven los triglicéridos tiene una relación muy estrecha con padecer hipertensión arterial, además de que aumenta la resistencia a la insulina.
    • Altera la flora del intestino y perjudica el trato gastrointestinal y el sistema inmunitario.
    • Favorece la aparición de candidiasis y parásitos
    • Aumenta el riesgo de cáncer
    • Aumenta el riesgo de osteoporosis (como te he comentado antes, disminuye la densidad ósea dado que acidifica el ph de nuestra sangre)
    • Altera nuestro sistema nervioso: desencadena hipoglucemias y generan que consumamos más azúcar o que bebamos más bebidas estimulantes entrando en el círculo vicioso que nos cuesta tanto romper.
  2. Carnes procesadas:los ahumados, fermentados y otros procesos para mejorar el sabor de los alimentos y la conservación deben evitarse. ¿Qué les añaden? Leche, almidones, azúcares, colorantes, conservantes (como nitritos), potenciadores de sabor (glutamato entre otros) y otros aditivos. ¿te has fijado alguna vez que muchos fuets/salchichones contienen lactosa? ¿ o que las bandejas de pavo contienen azúcar, almidón, fécula de patata o bien leche? A parte de estos te aconsejo que mires bien las etiquetas y evites: los embutidos, frankfurts, carnes en conserva, patés, etc.
  3. Hidratos de carbono refinados: El pan, la pasta, el arroz… estos alimentos deben consumirse en su versión integral, es decir con el grano íntegro. Este grano contiene toda las propiedades como el fósforo, magnesio, vitaminas de grupo B, fibra… Los granos integrales te ayudarán a disminuir el colesterol en sangre y a favorecer la pérdida de peso, en el caso que quieras bajar algunos kilos. Sin embargo si los consumes en su versión refinada, estos alimentos careceran de todas sus vitaminas y su fibra. También se descomponen de una forma veloz llegando apresuradamente a torrente sanguíneo, necesitando ser metabolizados rápidamente para que no se almacenen en forma de grasa. Aunque vayas a hacer ejercicio, estos hidratos de carbono se aconseja que se consuman integrales, porque además de necesitar sus micronutrientes y oligoelementos vamos a necesitar que la energía se libere paulatinamente.
  4. Bebidas azucares y/o gaseosas.Estas bebidas son las tipo coca-cola, fanta, trinaranjus, etc. Son bebidas ricas en azúcar ¡muchísimo azúcar! Una coca cola puede contener hasta 14 terrones de azúcar ¿te imaginas añadir a un vaso de agua 14 terrones de azúcar? A parte del azúcar estas bebidas contienen: sal, fructosa, aditivos, cafeína (algunas) y edulcorantes artificiales (las de versión light). El azúcar es adictivo, si lo tomas, bebes más y consumes más. Además las bebidas con colas, llevan sal, muy camuflados por el aporte extra de azúcar o edulcorantes artificiales. La cafeína también es adictiva, por eso necesitamos más y queremos más como el 2º o 3r café del día que mucha gente parece necesitar a media mañana. Si dejas de consumir este tipo de bebidas notarás ciertos beneficios inmediatos: evitaras los gases, meteorismo, hinchazón, flatulencia, ganas de comer dulce constantemente, estrés, nerviosismo, vientre inflado, acidez estomacal, cólicos intestinales y digestiones pesadas.