POR MAS QUE LO INTENTO, NO BAJO DE PESO

Ejemplo de un menú: patata hervida, ensalada de tomate, pepino
y zanahoria y huevos duros con un poco de pavo
¿Qué hacer cuando crees haber probado 1000 dietas y tras dejarlas vuelves a coger peso? ¿Qué pasa cuando cruzas la barrera de la menopausia y no bajas igual de peso?¿Cómo puedes organizar tus comidas cuando tu vida es un caos? ¿Cómo puedes seguir una dieta equilibrada si tienes ansiedad?

De repente, te levantas un día y te das cuenta que tu cuerpo no responde a las restricciones que estabas acostumbrad@, ya no pierdes peso por ti mismo@, algo ha cambiado. A menudo nos cuesta admitir que nos hacemos mayores y que con le paso del tiempo es imprescindible realizar una dieta adecuada y deporte para mantener una vida saludable. “Pero si yo antes comía lo que quería y si me apetecía adelgazar no cenaba y punto” Relataba Andrea. Pero ahora eso ya no funciona. Admitir que nuestro cuerpo cambia y debemos hacer ejercicio y una dieta exenta de grasas, comida rápida y azúcares refinados en forma de bollería, chucherías y demás, duele… duele mucho. Tu cuerpo ha dicho basta, ya no te da tregua. Ha cambiado, sin avisarte.
Es curioso, porque ante el maltrato que hemos sometido a nuestro cuerpo durante años ahora le exigimos que se mantenga saludable, firme, que no se ponga enfermo, no queremos cartucheras, barriga, ni culo… pero si queremos comer lo que a nuestro cerebro le plazca (al que hemos ido alimentando de caprichos) sin que ello tenga ninguna consecuencia. El tiempo pasa, corre y como somos jóvenes no pensamos en las consecuencias de hacerse mayor, momento en el que nuestro metabolismo cambia.
Que existan alimentos que no nos gusten es normal, pero lo que no es normal es que únicamente nos gusten alimentos grasos, comida basura y cero nutritiva y que esa sea la base de nuestra alimentación. Que el día que comamos ensalada lleve: queso, foie, pollo rebozado, bajón, etc. Deberíamos ser capaces de alimentarnos de todos los grupos de alimentos sin rechazar aquellos que nuestro cuerpo necesita para funcionar correctamente y garantizar así un buen estado de salud.
Como siempre digo, la clave de todo son los buenos hábitos. ¿Es necesario ducharse cada día? lo hacemos porque sabemos que es importante tener una buena higiene. Lo mismo pasa con el ejercicio y la dieta, son necesarias para tener una buena salud.
Las personas que  se someten a ayunos, lo creamos o no emprenden un camino peligroso. Un camino de continuas frustraciones e irreal que acaban con efectos rebote tanto físicos como mentales.
Son muchas las personas que se han encontrado en estas situaciones, en las que por mucho que se empeñen no pueden bajar de peso y encuentran grandes dificultades para cambiar sus hábitos alimentarios. Se sienten perdidas y viven enganchadas a los dulces, las chucherías y el chocolate (entre otros).
Si por nosotros mismos nos podemos hacer ese cambio, si no somos capaces de cambiar el estilo de vida, pide ayuda a un profesional. Vale la pena, te lo garantizo.
Un besote,
C*

Escribe tu comentario