DEPORTE Y SOBREPESO

Receta: Espaguetis integrales con champiñones, salchichas
de tofu y espárragos verdes. Una de mis recetas para comer
sano y saludable @nutricionista_carlarossini
Sigo sorprendiéndome una y otra vez con la cantidad de deportistas amateurs que cada vez están más metidos en su hobby y no llevan una alimentación adecuada. La nutrición es tan básica como el entrenamiento, o incluso más. Es frecuente tener la creencia que al practicar deporte adelgazamos y por ello no nos debemos de preocupar de nuestra alimentación y a menudo nos damos un festín sin miramientos al volver del entreno, además no acaban de entender como otros compañeros de equipo mantienen una figura más atlética si comen más que ellos.
A la mañana siguiente nos solemos arrepentir del atracón de la noche anterior y empezamos el día con grandes restricciones e incluso muchos se saltan el desayuno. Este es el pez que se muerde la cola, puesto que nuestro cuerpo sediento de nutrientes nos va a pedir una gran cantidad de alimento pasadas las 6 de la tarde, momento el que sí que deberíamos controlar más la ingesta calórica.
¿por qué lo hacemos al revés? ¿Por qué no somos capaces de desayunar como reyes y cenar simplemente lo adecuado? Es extraño… ¿no os parece?
Para rendir en una competición y mantener un peso saludable  es necesario que se lleve a cabo una alimentación diseñada para el plan de entrenamiento y el día a día. Vamos a imaginar una situación:

Ramón tiene 36 años, trabaja de consultor y permanece 8 horas al día sentado frente al ordenador. Tiene una vida laboral estresante. Se levanta muy temprano y se toma un café con leche, al llegar a la oficina toma otro café solo y a media mañana una manzana. Ramón, para una hora para comer. Suele estar agotado y le duele la cabeza, cree que es del ordenador pero la verdad es que su cuerpo necesita azúcar. Acostumbra comer en el restaurante que está cerca de su oficina donde siempre intenta escoger un menú saludable, aunque  como suele tener hambre picotea pan con aceite y aceitunas antes de empezar a comer. Bebe coca-cola para reponer. Al acabar de comer llega lleno y satisfecho a la oficina para afrontar las 4 horas restantes y a las 19 h sale de su despacho para ir a practicar 1-2 h de ejercicio con sus compañeros de equipo. Al llegar a casa no come, engulle todo lo que está por su paso.
¿crees que Ramón lleva una nutrición adecuada? ¿podría llegar a la cena sin ansiedad si realizara las 5 comidas diarias? ¿ si distribuyera mejor sus calorías tendría la energía más compensada?
Ramón se siente frustrado porque no cree comer tanto y sufre sobrepeso. Sin embargo, Miguel, su compañero de equipo, tiene un peso saludable y come muchísimo más. Miguel come frutos secos, cena hidratos de carbono y su cuerpo es esbelto, además es uno de los mejores en las competiciones. Ramón no se lo explica, él lleva 4 años entrenando y Miguel tan solo uno en esta disciplina…
¿crees que Ramón lleva una nutrición adecuada? ¿podría llegar a la cena sin ansiedad si realizara las 5 comidas diarias? ¿ si distribuyera mejor sus calorías tendría la energía más compensada?

1 Comentario

  1. Totalmente de acuerdo. ..el problema es en realidad que no sabemos comer no sabemos exactamente lo que es bueno o malo para nuestro cuerpo y tampoco sabemos combinar los alimentos adecuadamente.Yo creo que en el colegio tendría que haber una asignatura que enseñase a los niños la buena alimentación y así seguro que el sobrepeso disminuiría.

Escribe tu comentario